La Muerte la Mató

Fría… así actúa ella cuando menos esperas. Indeseable sensación que pone fin a un ciclo que pocos saben aprovechar. Sólo en el último momento vienen los deseos y los rencores de una etapa que no volverá, los deseos de haber disfrutado, vivido como un ser humano.

Aquel poco montón que sabe darle provecho se van contentos porque saben que sus nombres prevalecerán ante el olvido. El futuro estará siempre abierto a mantener sus memorias, porque sabe que el tiempo, esa fuerza que “todo lo cura” tiene un poder mayor que sus intentos de borrar los recuerdos de una vida de altruismo.

Cuando llega el día afrontamos la inseguridad pero según la norma básica a tu lado están aquellos que llenaron tu historia de alegrías y llantos, reina un ambiente que ni la misma muerte puede quitar, el amor.

El amor… ¿sentimiento? O, ¿sensación? Es confuso, distinguir entre ambas posibilidades es como intentar diferenciar alegría de felicidad.

A veces es confundido con el engaño, por las palabras bonitas y necesarias. Palabras que con el paso del tiempo te das cuenta de que sólo son eso, palabras. Sin fe, sin acto. Palabras que te hacen sentir amado.

Después encontramos lo real y verdadero, cuando te das cuenta de que no son solo palabras ahí es cuando hueles el sentimiento y valoras el momento, no la sensación ya que estas van y vienen, pero el sentir prevalece. Hasta que ella llega. Domina y la lleva. Al alma no, sino al que vivió retándola en cada instante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s