A TI

Decirte lo que no se dice, lo que no se siente, lo que se miente.

Mirarte y blanquear la mente, ultrapasar las barreras y ver ese universo que se esconde tras tu mirada.

Bailar con musas enamoradas, ansiosas de pronunciar todo lo guardado, desconocido, nuevo y sincero. Sin miedo a equivocarse, olvidándose de que un día existió la posibilidad de rendirse.

Escucharte es un placer, olerte, un gozo, tenerte cerca… una sensación de vacío, vacío del qué dirán.

Mientras cae el Sol, sube mi oscuridad, mi solitaria velada amenaza con su comienzo. Estrellas y compases contemplan como el círculo gira, transmitiendo palabras que identifican situaciones no muy lejanas a las propias vivencias.

Llego al momento en que todo se cumple, pero donde lo infinito ve su fin, la realidad.

Aumenta el ritmo mientras baja la ilusión, observo cuan fugaz fue lo que un momento logré volver a sentir.

 

Anuncios